Esta nueva entrada en el blog es para contaros  un poco de que hablamos la semana pasada en el taller “Alivio del dolor en el parto” en el centro Helen  Doron  Pozuelo; que hizo posible este encuentro entre madres.

Para nosotras como matronas y madres,   la mujer es nuestro  centro de la atención durante el proceso de la maternidad: embarazo, parto y postparto. Tenemos unos objetivos  en cada etapa de cada mujer   cubrir sus necesidades, adecuarnos a sus circunstancias personales.

Todo esto es muy bonito y quizás, como a todas, nos gustaría tener un parto buenísimo y respetado. Quizás cuando se aproxima la fecha aumenta nuestra incertidumbre y empiezan nuestras preguntas. Nos preparamos siempre  para todos los acontecimientos más importantes de nuestra vida  tanto los momentos personales como los momentos profesionales. Donde  quedan aquellos  meses de estudio para un examen, preparativos para una boda, planear un viaje….

La preparacion maternal no es necesaria

Esta afirmación tan drástica es a veces  la conclusión a la que llegan muchas mujeres por desgracia. Ese pensamiento que cuando ingresamos en el hospital y empiezan los dolores me ponen una  analgesia llamada “epidural”  y ya no siento nada.

Se me pone cara de “tonta” cada vez que veo una mujer aterrada por el dolor sin ninguna herramienta de control y le pregunto por qué no se ha preparado para este momento. Si eres una mujer implicada en tu  futuro rol de madre prepárate para tu parto. Además  el embarazo es uno de los momentos más propicios para adquirir  hábitos  saludables como ejercicio, alimentación, etc.. que serán de gran importancia para etapas posteriores en la crianza de tu hijo.

¿Que puedo hacer?

El entorno hospitalario es un medio desconocido,  a veces  puede suponer tu primer contacto con este entorno y es fácil que lo  relacionemos con la enfermedad. Es  importante que nuestro hospital elegido  existan protocolos diferenciados para un parto de bajo riesgo  y un parto de riesgo elevado. Hay hospitales más intervencionistas que otros, averigua si va acorde con el tipo de parto que deseas y no crear falsas expectativas.

Por último, acude a las visitas guiadas que ofrecen muchos  hospitales para familiarizarte con el área de obstetricia y pregunta si tienen un plan de parto.Esto te será de gran ayuda, te sentirás mas segura en el hospital y aumentara tu confianza en los profesionales que te van a atender.

Minimiza tu miedo al dolor

 

Maribel Martin en la práctica de mindfullness

Maribel Martin en la práctica de mindfullness

Recuerda el  dolor en el parto es una acumulación de estímulos fisiológicos, psicológicos y socioculturales.Las sensaciones que aparecerán difieren de una mujer a otra y serán diferentes en cada  uno de tus partos porque tu momento vivencial también es diferente.

Tu expresión del  dolor debe ser respetada y utiliza todos los  recursos que hayas aprendido en la preparación al parto y por supuesto  los que te ofrezcan en la sala de dilatación.

 

 

Los métodos no  farmacológicos de alivio del dolor en el parto más importantes, que puedes utilizar son:

1.LIBERTAD DE MOVIMIENTOS…Hay evidencia que el poder moverse libremente durante todo el proceso facilita una primera fase del parto con menos dolor, disminuye  la necesidad de epidural, menos alteraciones en la frecuencia cardíaca fetal y se acorta tiempo en la primera fase del parto. También la verticalidad y el movimiento favorecen un mayor espacio en la pelvis.

2. USO DEL AGUA…La utilización del agua caliente induce a la relajación, reduce la ansiedad  estimulando endorfinas, mejora la perfusión uterina y acorta la dilatación. Se reduce de forma estadísticamente significativa el uso de la epidural sin efectos adversos en la duración del  trabajo de parto, la tasa de partos quirúrgicos y el bienestar fetal. No hay evidencia tamaño bañera, volumen agua, etc.

3. INYECCIONES DE AGUA ESTERIL

Se trata de la administración de agua estéril mediante inyección intercutánea ( 0,1-0,5 ml) en ambos lados de la columna vertebral, en la pequeña depresión existente en ambos lados de esta dentro del rombo de michaelis.

Se forman pequeñas pápulas de agua que estimulan los receptores de presión  así se interrumpe la transmisión  de los estímulos dolorosos a través de los nervios espinales. El efecto comienza a los pocos segundos, es máximo a los 30-40 min y puede durar entorno a los 90 min. Solo es exclusiva para el dolor lumbar, no para el dolor abdominal .

Se recomienda su aplicación temprana en la dilatación. No es realizada por todos los profesionales.

4.MASAJE

Se trata de la manipular los tejidos  blandos del cuerpo y relajar  los músculos tensos.

Dos ensayos concluyen que durante el parto mejora la relajación y reduce el dolor porque mejora el flujo sanguíneo y la oxigenación de los tejidos. Se recomienda usar un aceite de masaje suave, agradable y aplicarlo  en una posición cómoda.

5. ACUPUNTURA

No se ha podido establecer una conclusión sobre la eficacia analgésica de este método, algunos ensayos encuentran diferencias significativas respecto al acortamiento de la duración del parto y menor uso analgesia.

6.TECNICAS DE RELAJACION

Proporcionar una disminución de la tensión muscular y proporcionan tranquilidad.

Algunos artículos concluyen con un  mayor control por parte de la mujer del dolor,  una disminución de la ansiedad , una mayor distracción de la atención al dolor y un reducción de la percepción del dolor.

7.MINDFULLNESS

La atención plena en la respiración puede ayudarte a aprender  a estar serena y tranquila ante los cambios del embarazo. También detectar las señales físicas, mentales y emocionales asociadas al embarazo, reconociendo el impacto. En el próximo hablaremos más detalladamente sobre ello.

OTROS….Hipnosis, aromaterapia, audioanalgesia, reflexologia y música….