Se aproximaba ya casi la noche cuando me llamaron para avisar que venía una mujer con contracciones muy seguidas. Iria llegaba a la urgencia sentada en una silla de ruedas, estaba embarazada de su primer hijo y no pensaba que el dolor era tan incapacitante como para no poder caminar.

En esos momentos en el que  el mecanismo del parto comienza, es mejor estar el mayor tiempo posible en casa porque tienen que pasar bastantes horas de contracciones para que nosotras podamos apreciar modificaciones en el cérvix. Conseguí tranquilizar a Iria para poder explorarle y ponerle un monitor: un aparato que registra el latido fetal y las contracciones. Estas dos herramientas  me dieron la información que necesitaba para saber que Iria había iniciado el trabajo de parto.

¿Estaba de parto?

Le miré a los ojos fijamente para comunicarle la noticia,  se emocionó y rompió a llorar: por fin esos 9 meses de espera habían dado su fruto y pronto iba a recibir a su bebé en sus brazos.  Cuando pasamos a la sala de dilatación estaba más tranquila, ya sabía que eran horas de espera: un parto de un primer hijo o primípara puede llegar a durar de 8 a 12 horas, es decir un parto largo.

¿Epidural sí o no?

En este punto del proceso intenté preparar todo con la mayor brevedad para llamar al anestesista para ponerle una analgesia epidural. Tenía claro que la quería,  ya que, cada mujer tiene un umbral distinto para el dolor y a pesar de estar iniciándose el parto, era su momento…. Iria deseaba analgesia  epidural y ella es quién decide. En ese instante me miró lamentándose de no haber podido acudir por su horario laboral a la educación maternal.

¿Es importante preparar tu cuerpo para el nacimiento de tu hijo?

En este  tipo de situaciones me cuestiono porque  no hay alternativas para hacerlo de otra manera… Cuando una mujer está informada de cuándo comienza el parto, tiene alternativas ideales para poder soportar este periodo inicial llamado pródromos de parto que, realmente son pequeños ensayos en los que hay contracciones del útero pero no son las auténticas de parto. A veces estas contracciones de pródromos duelen por eso es importante estar informadas de las herramientas disponibles para poder llevarlas mejor. ¿A quién no le gustaría por lo menos tener una preparación al parto mínima en un fin de semana intensivo? Sería el mejor regalo que podría recibir una embarazada…

Qué mejor experiencia existe que acudir a la cita más importante de tu vida con la seguridad y tranquilidad de haber puesto todos los medios para ello.

Acompáñanos en nuestros talleres de fin de semana,  aparte de conocimientos teóricos, pondrás en práctica técnicas de relax como Pilates,  yoga y matronatación.