Mi nombre es Mirian como muchas sabéis soy vuestra matrona en Madrid, hoy me gustaría  resolver vuestras dudas sobre un tema muy demandado por vosotras mamás: El tapón mucoso.

Se acerca la fecha probable de parto y es el momento en el que surgen  más dudas acerca de los desencadenantes del mismo o los motivos de alarma por los que acudir al hospital. La gran cantidad de información sin cribar que recibimos durante el embarazo, ya sea fruto de búsquedas en la red, de consejos de amigas o familiares, revistas sin ninguna base científica… nos crea confusión y nos hace sentirnos inseguras en esta última etapa.

Quizá una de las consultas más frecuentes de toda mamá llegada a este punto sea la importancia del tapón mucoso, en qué consiste, si puede pasar desapercibida su expulsión y cómo actuar cuando esto ocurre.

¿Qué es el tapón mucoso?

El llamado tapón consiste en una mezcla de agua, sodio, enzimas, calcio, inmunoglobulinas…secretadas por el cuello uterino. Esta sustancia tiene una coloración blanquecina, marrón o rosada con posibles hilitos de sangre, y su consistencia es espesa, algo gelatinosa.

¿Qué función tiene?

Se encarga de proteger al útero de la entrada de agentes patógenos a través de la vagina desde el inicio hasta el final del embarazo. Es una barrera más, tanto física como inmunitaria, pero no la única, por lo que  no quiere decir que una vez lo expulsemos haya más riesgo de contraer una infección y por tanto bañarse en piscinas, por ejemplo, seguirá siendo seguro.

¿Es posible que su expulsión pase desapercibida?

En los últimos meses de embarazo la cantidad de flujo vaginal aumenta de manera considerable, lo que puede crear confusión y se la causa de que la mamá no note que lo ha expulsado. A demás, es posible que salga de manera íntegra o en varias veces, que caiga en el baño al hacer pis y tiremos de la cadena sin verlo… en cualquier caso, por si solo, no constituye ningún signo de alarma, así que no debe cundir el pánico.

¿Cuándo se expulsa?

Va a depender fundamentalmente de las contracciones y de las modificaciones que éstas provocan en el cuello uterino. Es por eso que algunas mujeres pueden expulsarlo varios días antes del inicio del parto, debido a la presencia de una dinámica irregular que no llega a ocasionar ningún cambio en la dilatación y borramiento.  En otros casos, no es hasta el momento del periodo activo de parto, cuando comienzan las contracciones rítmicas y efectivas.

¿Qué debo hacer si expulso el tapón?

Como decíamos, su expulsión no significa que el parto vaya a comenzar de manera inminente, así que, si no va acompañado de rotura de bolsa, sangrado, contracciones de parto… no constituye un motivo de acudir al hospital. Deberemos seguir en casa totalmente tranquilas, ya que es posible que el parto tarde en comenzar horas o incluso días.

Cuando se da de manera precoz, antes de las 37 semanas, es aconsejable comentarlo con mi profesional de referencia ya que, como decíamos se relaciona con las contracciones y puede estar bien valorar que el cuello uterino no haya sufrido ninguna modificación.

 

No olvides que una buena educación maternal durante la gestación puede proporcionarte toda aquella información que necesitas para llegar segura y relajada al encuentro con tu bebé.