El yoga para embarazadas es uno de los deportes estrella durante el embarazo, es beneficioso por múltiples aspectos.

Durante el embarazo se recomienda realizar deporte, ya Aristóteles en el siglo III a.C. relacionaba partos más largos con mujeres sedentarias.

Hoy en día nuestro ritmo de actividad ha cambiado notablemente, pasamos muchas horas al día sentadas, en el coche, transporte…y nos movemos poco.A veces me planteo que si seguimos a´si podemos llegar a los humanos que aparecían en la película de dibujos Wall-e. Estaban todo el día sentados, y se relacionaban a través de pantallas para todo.

Por eso realizar un ejercicio físico con regularidad va a ser beneficioso, tanto para ti como para tú bebé.

El yoga te puede ayudar a mantener tu condición física, a reducir las molestias corporales ( en especial el dolor de espalda), y a tomar conciencia de la respiración. También te puede ayudar en el momento del parto, esta conciencia de la respiración que se desarrolla en el yoga.

El yoga es una práctica de meditación, se une la mente y el cuerpo. Está muy unida a la práctica de Mindfulness, se toma conciencia del cuerpo, y se presta atención a los movimientos, sensaciones y respiración.

El origen del yoga

El yoga es una práctica original de la india. La palabra yoga deriva del antiguo verbo yuj, que significa unir o integrar. Implica la unión de la mente consciente con los niveles más profundos de la mente inconsciente.

” El yoga enseña que cuando empezamos a buscar equilibrio y armonía natural en nuestras vidas, comenzamos a avanzar por un camino que nos lleva hacia una comprensión y realización más profundas. En ese momento aprendemos que la satisfacción viene de algo que encontramos en nuestro interior y que no depende de la estimulación externa.

( Louise Taylor, Yoga para mujeres)

Yoga para embarazadas

¿ Por qué el yoga para embarazadas es beneficioso?

La práctica de yoga mejora la flexibilidad y resistencia del cuerpo, a la vez que ayudan a eliminar tensiones, fortalecer el cuerpo, y mantener una postura correcta.

Mantener una higiene postural es muy importante en el embarazo, ya que la mayoría de las molestias están relacionadas con los cambios que se producen en la espalda en el embarazo.Tener un control postural minimiza estas molestias, y al incorporarse en la vida diaria, es un hábito que perdura en el tiempo y reduce dolores en el futuro.

Los ejercicios se realizan despacio y en armonía con la respiración. El estiramiento y la respiración profunda son muy adecuados durante el embarazo.

El yoga para embarazadas te enseña a conocer mejor tu cuerpo, a integrar todas las partes de él, y a ser consciente de cómo se encuentra. Esto es de gran ayuda para el momento del parto.

¿ Cuándo puedo empezar a realizar yoga para embarazadas?

Si nunca has practicado yoga es mejor que el primer trimestre no sea el momento de empezar. Si empiezas en el segundo o tercer trimestre debes hacerlo de forma gradual. Reconociendo las señales de tu cuerpo, y , por supuesto, si aparece algún dolor parar el movimiento.

Existen clases específicas de yoga para embarazadas, tienes muchos centros que se dedican a ellos. En estas clases vas a encontrar a un profesor formado en el yoga específico para embarazadas. Y también con otras mamás que están embarazadas como tú. Siempre viene bien poder juntarse con otras mujeres, y encontrar un espacio donde compartir experiencias del embarazo.

Si ya hacías yoga antes de quedarte embarazada, puedes continuar en tu clase. Siempre tendrás que preguntarle al profesor si conoce las particularidades de esta práctica durante el embarazo.

Es una práctica que te va ayudar en muchos aspectos, tanto durante el embarazo como en el postparto.

En nuestra Experiencia Voy a ser madre, dedicamos un espacio a esta práctica, acompañada del Mindfulness, para poder experimentar sus beneficios.